Me puedo prometer y me prometo

Qué estupendos todos. Pero qué estupendísimos, de verdad. Todos tan bronceados, tan delgados, tan en buena forma; van todos los días al gimnasio (perdón, perdón, perdón, que estos ahora dicen “gym”), comen sano, mucha verdura, mucha fruta, todo a la plancha, por supuesto, nada de dulces, ni de grasas, ni de pizzas, ni de helados. Pueden ponerse a hacer abdominales sin casi sudar, aunque ya pasen de los 50. O sea, lo máximo, por favor. Y yo, cuando los veo por la televisión, pues la verdad: rabia-rabia-rabia, propósito-propósito-propósito, envidia-envidia-envidia. Y es que mira que lo he intentado, ¿eh? Pero no hay manera.

Porque además, lo proclaman como el único estilo de vida posible para estar sano y en forma. Y si no… huy, huy, huy, cuidado, probablemente tendrás colesterol, y de aquí a unos años, infarto fijo. O sea, que no sé lo que haces que no te pones ya. Vamos, que, además, tienes la desfachatez de amenazarme con una muerte temprana, o, en el mejor de los casos, una vida sin calidad, triste y gordinflona.

A ver, empecemos por la comida. Comer sano. Sí, claro. Verduras y frutas, ¿verdad? Desde luego, con el presupuesto que hay en muchas casas  para la compra, no se pueden  permitir esa cesta de la compra. En mi casa, sin ir más lejos, abunda el arroz y la pasta; sinceramente, por menos euritos cunde mucho más.

Sigamos con el ejercicio. Mira que lo he intentado. Y mira que suelo ser perseverante en todo, ¿eh? Pues nada, que no. Gimnasio, imposible. Si el presupuesto no llega para una cesta de la compra como Dios manda, como para gastarlo en un gimnasio; claro, gimnasio, porque sería gimnasio, no gym, yo no tengo tanto glamour. Porque en un gimnasio sí que haría bici, por ejemplo. Pero en casa, gimnasia… poco menos que misión imposible. Y eso que es uno de mis retos. Pero para eso debería levantarme una hora antes. Sí, claro, porque con un bebé en casa, si no es cuando él duerme, ya me dirás tú.

Así que ya me contarás tú, sí, a ti te digo, ser televisivo delgado y en forma, bronceado tú, que nos miras a los demás como si el que no hiciera lo mismo es porque es idiota o no quiere. Cuéntame si eres tú el que va a venir a mi cuenta corriente a añadir ceros a la derecha para que en nuestra casa no nos visite el colesterol. Y si vas a venir tú a mi casa a quitarme trabajo de encima para que yo pueda dedicarme, como tú, a estar bella y en forma.

Porque eso es lo que te pasa a ti, guapito de cara. O guapita. Que tienes una vida dedicada, precisamente, a estar bien y en forma, porque tienes que dar buena imagen; eso te pasa a ti, guapito o guapita, que tienes una nómina que desde luego pasa y con mucho de los 1.000 euros; eso te pasa a ti, que tienes el gimnasio probablemente en tu propio trabajo o en tu propia casa; porque tú, tú, bello ejemplar ibérico, no vas a ir a un gimnasio vulgar de la calle, donde te puedas mezclar con personas normalitas; eso te pasa a ti, que tienes tu vida girando en torno a tus “necesidades”, y no en torno a las verdaderas necesidades de los demás: ahora pañal, ahora papilla, ahora lloros, ahora baño, ahora cójeme, ahora, ahora, ahora…

Así que no me mires por encima del hombro desde esa pantalla, que mira que te apago. Porque tú tendrás dinero y fama, pero el poder del mando a distancia, ése, lo tengo yo. Y mira que te apago. Así que no me cuentes milongas; porque todas esas teorías que cuentas, que contáis, desde vuestros platós, de lo fácil e imprescindible que es hacer todo eso, ESO-ES-MEN-TI-RA.

Pero te prometo una cosa. Bueno, a ti no. A ti no te prometo nada porque me importas muy poco, si no nada, la verdad. Pero me prometo a mi misma que me levantaré antes y haré gimnasia, para que nadie, ni siquiera mi conciencia que ya es decir, me pueda reprochar que echo balones fuera y que no pongo de mi parte, que no pongo verdadero interés. Así que, sin entrenador personal, sin aparatajes sofisticados, yo sola conmigo misma, lo voy a hacer: ejercicio.

Y ya te contaré.

Que pases un buen día.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s