INCAPACIDADES INCULCADAS

Diarios_de_la_calle-156071019-large

Hace unos días vi una película, Diarios de la calle, del 2007, de la que os dejo la ficha en Filmaffinity en el siguiente enlace: http://www.filmaffinity.com/es/film662011.html y el trailer aquí.

Para muchos, puede ser la típica película de aula conflictiva: profe nueva, alumnos agresivos, sistema desesperanzado… bueno, diré, por si a alguien eso le sirve de motivación para verla, que está basada en hechos reales.

Es verdad que la deformación vocacional me traiciona. Me encantan todas esas películas, sí, y me han sido muy útiles en distintas situaciones. Los chicos del coro, El club de los poetas muertos (ojo, he conseguido no ponerla la primera), El indomable Will Hunting, El pequeño salvaje, Semilla de maldad, Rebelión en las aulas, Descubriendo a Forrester, La ola, El hombre sin rostro, El club de los emperadores… y muchas más que me han dejado huella y me han ayudado a que otros impriman su propia huella.

He visto tantas películas de éste genero que, cuando se me pone delante una que no conozco, al principio pienso “otra, a ver si va a ser un topicazo”, y luego me adentro en la película de tal manera que no sé lo que ocurre a mi alrededor. Con Star Wars me pasa lo mismo;  es que tiene mucho de enseñar y aprender, de elegir en la vida y tomar un rumbo; de elegir bien.

Bueno, pues eso, que la vi el otro día. Y, si uno no está familiarizado con el ambiente, puede parecer una exageración. Pueeees señores, lo dicho, son hechos reales.

No os voy a contar de qué va, para eso ya os dejo el tráiler. Pero viendo la peli se me puso en pie la aversión que le tengo yo a algo que ocurre en las aulas de este país, la diversificación curricular.

Probablemente este no vaya a ser una entrada políticamente correcta, precisamente. Pero:

1º: esto no lo lee casi nadie; y quienes lo leen no son de “oye, ahí te has pasado”, son más bien de “ale, ya te has quedado a gusto, bonita” .

2º: es lo que pienso y lo que sinceramente creo que está pasando.

3º: hace tiempo elegí la sinceridad a la corrección; alguna torta ya me he llevado, ya, pero, oye, qué le vamos a hacer, es lo que tiene el riesgo.

4º: si alguien se siente ofendido, no lo siento en absoluto; que se pregunte porqué, que mire más allá de sus programaciones curriculares, que levante la mirada. Y ya. No, no voy a decir lo siento.

Bien, entro en materia. Intentaré no aburrir mucho.

La diversificación curricular (a partir de ahora, d.c.) es, en palabras de la web Orientaeduc.com: es una forma excepcional y distinta de cursar el segundo ciclo de la Educación Secundaria Obligatoria. Para la institución escolar supone un último esfuerzo en favor de aquellos alumnos y alumnas que por causas diversas se encuentran con dificultades importantes para ir superando la etapa, para que no se vean privados de adquirir una formación básica común a la de todos los ciudadanos ni de obtener la correspondiente titulación. 

Estos planes se cursaban en 3º y 4º de la ESO, pero ahora volvemos a cambiar, y los sustituyen por una cosa que se llama Programas de Mejora del Aprendizaje y del Rendimiento, y que ahora se cursan en 2º y 3º de la ESO. Vamos, que los echamos del sistema antes; y digo que los echamos porque al final, tienen el título de ESO, pero no pueden acceder a estudios superiores, ni siquiera a Bachillerato. Fin de trayecto. ¡Ah, qué ahora quieres seguir!, huy, huy, huy, Houston tenemos un problema. No puedes. Lo siento chico, pero ya ves.

La intención es buena. Pero, ¿sabes? De buenas intenciones está el infierno lleno. Y eso suponiendo que la intención sea buena, que después de lo que yo he visto, me da que no.

En las aulas de diversificación curricular me he encontrado de todo, pero sobre todo, ¿sabéis qué?, me he encontrado a alumnos capaces. Capaces de hacer lo que quieran. Pero para que estos chicos pudieran hacer lo que quisieran, para llegar a eso, tendrían que haberse encontrado en su camino a personas que les importaran de verdad, que entendieran qué les pasaba, que ocurría en su casa, en su barrio, en su calle, en la escalera de su casa, que hablaran con ellos (en su lenguaje, claro), que perdieran tiempo con ellos. Pero no. Se encontraron con personas que cumplían un horario, que les dolía la cabeza y que cuando recibían una mala cara de parte de algún alumno ya pensaban “esto no merece la pena”. Personas a las que llegó a darles exactamente igual lo que les ocurría a esos alumnos, que prefirieron mirar hacia otro lado. Se encontraron con personas que no tenían ni idea de motivar, y lo pagaron mandando a los alumnos a d.c., porque “no son capaces” de seguir el programa.

Y ahora, una historia. Real.

Había un colegio en el que los alumnos, al llegar a clase, dejaban sus abrigos en unos percheros; cada alumno tenía su propio perchero, y cada perchero, un número. Y en ese colegio, había un profesor, muy cuadriculado, que tenía su lista de alumnos “personalizada”: al lado del nombre de cada alumno ponía su número de perchero, y después su cociente de inteligencia. Y después iba apuntando las notas que él mismo les iba poniendo a lo largo del curso. Trataba a sus alumnos por lo que él consideraba que eran sus “capacidades”, y que él cuantificaba con el CI. Este profesor, tenía un alumno (Juan) que su CI era de 140, pero su número de percha era el 85. Sin embargo, tenía otro alumno (Pedro) que tenía un CI de 85 y su número de perchero era 140. Iban uno detrás del otro en la lista. Y el buen hombre, al copiar los datos a una nueva lista confundió los números. Y en vez de así…

Nombre               CI               Percha

Juan                     140             85

Pedro                    85               140

…quedó así:

Nombre               CI               Percha

Juan                     85               140

Pedro                    140             85

 

Juan, a lo largo del curso, no entendía qué le había hecho a su maestro, que ya no le prestaba atención ni tenía interés en lo que él tuviera que contarle. Su rendimiento bajó hasta casi suspender.  Sin embargo, Pedro estaba encantado; por fin le importaba a alguien, por fin alguien tenía interés en escuchar lo que tenía que decir.

Al final de curso, Juan había bajado considerablemente su rendimiento académico, y Pedro… rindió como un auténtico campeón.

A mi me pasó algo parecido. Un profesor decidió que la gamberra vaga no era simplemente una gamberra vaga, que algo le pasaba a esa chica, y se interesó, y logró que me importara estudiar, y salir adelante por si misma. Si yo hubiera estudiado en la LOGSE, me hubieran mandado a d.c. directamente; jamás hubiera podido tener el Bachillerato. Hoy, gracias a mi padre (que era un auténtico pedagogo sin título) y a algunos profesores que tuve, que se preguntaron qué podía ocurrir en mi vida, soy Licenciada, posgrado y master.

Por favor, no tiréis nunca la toalla con nadie. Nunca. Ni con vuestros hijos, ni con vuestros alumnos, ni con vuestros lo que sea.

Mira tú que bien me viene lo que me acaba de pasar en Facebook, al pelo me viene. Hace unos días, yo ya había comenzado a escribir el borrador de esta entrada, salió en Facebook la historia de una profesora que se preocupaba por sus alumnos y tenía un método que bla, bla, bla. Vale. Alguien, vamos a llamarle Chica A, comentó lo siguiente:

“opino que estamos a años luz de esta profesora, los profesores son personajillos tristes, vagos y apáticos….que sería de nuestros hijos sin los profesores particulares.”

¿Sabeís qué le contestó una tal Chica B? Alucinad:

“Q lastima me da q piense así .q mala suerte ha debido tener con TODOS los profesores q han tenido sus hijos, para únicamente sigan a flote por los méritos de los profesores particulares. No se paró nunca a pensar q tal vez sus hijos no dan más de si , o no tienen hábitos de estudio, etc. .Si tan descontenta esta cambie a sus hijos de colegio, tal vez tenga la suerte de q sus hijos salgan unos lumbreras. Me horroriza q califique a todos profesores de la misma manera.”

“Tal vez sus hijos no den más de si”; ésa es la frase que se usa para velar la propia incapacidad de motivar y sacar la valía de un alumno a flote.

 

Ha sido una entrada muy larga. Lo sé. Y pido perdón a mis contados lectores. Pero no podía omitir nada.

 

Bueno, y vosotros, ¿qué opináis de todo esto?

Anuncios

2 comentarios en “INCAPACIDADES INCULCADAS

  1. Pues yo creo que el sistema educativo actual está obsoleto. No se potencian las capacidades personales, todo está enconrsetado y cuando alguien no da la talla, se le saca del sistema. Solo se quieren alumnos “normales” , ni excesos ni defectos. Y es cierto que muchos profesores tienen la pedagogía en el culo, o que muchos centros educativos no tienen los recursos para motivar de manera individual pero eso son solo excusas que denotan lo que decía, que el sistema educativo tiene que modernizarse y evolucionar.
    Un maestro no puedo invertir su tiempo de manera indefinida en los entresijos de la vida de sus alumnos, se le quedarían muchas cosas por el camino. Eso está genial en las pelis, que en dos horas cambian la mentalidad de medio El Bronx gracias a la Michelle Pfeiffer de turno, pero la realidad es distinta. La sociedad está perdiendo valores, los padres y los profesores estamos más laxos que nunca en lo que a disciplina se refiere y los niños lo notan, ya no tienen nada por lo que luchar, ya no tienen una figura de autoridad que les guíe y los modelos en los que se fijan son cada vez más analfabetos y más básicos.
    A lo mejor deberíamos dejar de invertir en idiomas y hacerlo en técnicas para triunfar en Tele5 que es a lo que parecen aspirar todos.
    Bueno, son varias ideas y muy poca conexión, jajajajaja. Pero como tu dices, “que a gusto me he quedado, bonita”

    Un abrazo!!!

    Le gusta a 1 persona

    • Si, es verdad que el sistema educativo es cada vez peor. No hay más que ver la cultura que tenían nuestros abuelos sólo con la educación básica, y ahora aunque tengas una carrera vamos fatal, por ejemplo, de Historia. Puede que sea el sistema, si. No se. Hay que intentarlo con lo que tenemos, y lo que tenemos es esto. No podemos tirar la toalla. No con las personas. Profesores y padres.
      Veo al moco de mi hijo… miedito me da. Un abrazo enorme.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s